Actualmente estás viendo Cuervo y Sobrinos: un reloj suizo con raíces latinas
(Galería de artistas perezosos/Pexels)

Cuervo y Sobrinos: un reloj suizo con raíces latinas

Puede pensar que todos los caminos conducen a Europa, específicamente a Suiza cuando se trata de la relojería de lujo. Sin embargo, un relojero de lujo en particular no encontró su comienzo en medio de los valles exuberantes y las cimas de las montañas vírgenes de nuestro país neutral favorito.

Entra Don Ramón Fernández Cuervo, el maestro detrás de la joyería Cuervo y Sobrinos y relojes. Mientras celebramos el Mes Nacional de la Herencia Hispana, sería negligente si no nos tomáramos un momento para reflexionar sobre el 140 aniversario de uno de los contribuyentes más famosos de América Latina a la industria de relojes de lujo.

Pregunte a cualquier coleccionista o reparación de relojes entusiasta de los relojes Cuervo y Sobrinos, y no te sorprendas si se les iluminan los ojos y te contestan “Déjame contarte una historia…”.

Un reloj suizo con raíces latinas
(Galería de artistas perezosos/Pexels)

La Perla en la 'Perla'

Originario de España, Cuervo abrió su primera joyería en la Calle de la Amistad de La Habana en 1862. En 1882, Cuervo invitó a varios de sus sobrinos de España a emigrar a Cuba y ayudar a construir el negocio familiar. Nace Cuervo y Sobrinos.

Durante las próximas seis décadas, la compañía se expandiría y trasladaría sus operaciones alrededor de La Habana, y finalmente echó raíces en 1917 con una boutique de lujo en una de las vías más concurridas del centro de La Habana, Calle San Rafael y Aguila. Unos años más tarde, en 1920, la empresa abrió oficinas en Alemania y Francia para ampliar aún más su negocio de importación de joyas y fortalecer las operaciones minoristas en América Latina y el mundo.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX, Cuervo y Sobrinos se convirtió en un nombre familiar en la alta joyería y relojería cubana, al igual que Tiffany en los EE. UU. o Cartier en Francia. Las principales marcas suizas de lujo, incluidas Rolex, Roskopf y Vacheron, reconocieron rápidamente un mercado próspero en lo que entonces se conocía como "La Perla del Caribe" y co-marcaron con Cuervo y Sobrinos para fabricar relojes exclusivamente para Don Ramón.

El famoso salón latino también abriría una fábrica en La Chaux-de-Fonds, Suiza, donde diseñó y creó su propia marca de relojes suizos para vender en Cuba. Con diseños Art-Deco elegantes y discretos y un estilo claramente latino, los relojes encajan perfectamente con el entorno exuberante de la isla, los cigarros aromáticos y el ron blanco que fluye.

Durante el apogeo de la compañía, la boutique de La Habana de Cuervo y Sobrinos fue sin duda EL lugar para comprar para los ricos y la élite en los hemisferios oriental y occidental, sirviendo a personas como Winston Churchill, Albert Einstein, Ernest Hemingway y Clark Gable.

Pausa Revolucionaria

Después de que Castro tomó el control de Cuba en 1959, las cosas comenzaron a cambiar drásticamente para Cuervo y Sobrinos. De repente, sus artesanos joyeros se vieron obligados a trabajar con plata en lugar de oro y piedras semipreciosas en lugar de gemas raras. Al mismo tiempo, la oferta de relojes de la compañía disminuyó a medida que el nuevo gobierno desaprobaba todo lo relacionado con el lujo y el exceso. Los líderes encargaron a la marca que produjera relojes para el ejército cubano, pero la reputación de lujo y calidad de Cuervo se desplomó y el negocio se desplomó.

Una vez nacionalizada Cuervo y Sobrinos en 1965, la empresa siguió en declive. Pronto, los últimos de la familia Cuervo escaparon con solo lo que podían llevar; el gobierno les dijo a los trabajadores que se fueran y cerró la boutique.

Curiosamente, los propietarios dejaron la bóveda de la empresa cerrada con llave con varios tesoros históricos, incluidas piezas de relojes originales y planos para futuros relojes que la empresa quería producir. Y así, durante más de 40 años, esta boutique que alguna vez fue próspera permaneció cerrada y la familia Cuervo nunca regresó a Cuba ni continuó en la industria de la joyería.

Nuevos propietarios, nuevos horizontes, mismo nombre

Marzio Villa, un exitoso distribuidor de relojes aficionado a todo lo histórico y costoso, visitó Cuba a fines de la década de 1990 e inmediatamente se enamoró de la historia de Cuervo y Sobrinos. Tanto es así que compró la tienda y el nombre de la marca. Con la ayuda de lo que encontró en la bóveda de la antigua tienda, resucitó la marca Cuervo y Sobrinos y comenzó a construir relojes hechos en Suiza con un diseño único para promover la cultura latina.

Esta vez operando desde Suiza, Villa autorizó a los minoristas en Italia y España a vender los relojes Cuervo de nuevo diseño y luego se expandió con puntos de venta en Rusia, Estados Unidos y Alemania. Menos de un año después, la marca presentó sus colecciones Torpedo, Espléndidos y Prominente en Baselworld, una de las principales ferias de relojes del mundo.

El reloj autoproclamado con un “corazón suizo y un alma latina” entregó relojes que realmente se remontan al brillo y el glamour de la Cuba de principios del siglo XX y rindió homenaje a la exportación más famosa de la isla: los puros. En particular, las líneas Espléndidos y Prominente están diseñadas para reflejar el legado de fabricación de cigarros de Cuba, y cada reloj Cuervo y Sobrinos viene encerrado en un humidor.

Duplicando sus raíces únicas, Cuervo y Sobrinos creó el Premio Latino anual en 2003. El premio ha presentado a varias figuras importantes de la cultura latina, entre ellas la estrella cubana de atletismo Javier Sotomayor, campeón olímpico y poseedor de un récord mundial; el mundialmente famoso actor español Antonio Banderas; y el maestro de ballet clásico británico-cubano Carlos Acosta.

La marca relojera también trabaja como cronometradora oficial del Campeonato del Mundo de Tabaquismo desde 2015 y es un socio importante del circuito de Carreras Históricas de Resistencia de la Península Ibérica.

En 2009, Cuervo y Sobrinos abrió su boutique insignia en La Habana en la esquina de Calle Muralla y Calle Oficios, a solo tres minutos a pie de la famosa Plaza Vieja de la ciudad y al otro lado de la calle de su lugar original casi 50 años antes. La marca finalmente había cerrado el círculo.

Para celebrar este evento, Cuervo y Sobrinos lanzó su línea Historiador. La colección rinde homenaje al historiador oficial de La Habana, el Dr. Eusebio Leal Spengler, quien ayudó a facilitar la restauración de la otrora famosa boutique.

Hoy, la marca se encuentra bajo un nuevo liderazgo, pero su misión de traer un estilo latino al mundo de la relojería suiza permanece sin cambios. Con sede en Capalago, Suiza, un pueblo en la orilla sureste del lago Lugano, Cuervo y Sobrinos cuenta con siete fantásticas colecciones adornadas con complicaciones suizas superiores:

  • Historiador
  • Pirata (probablemente el descendiente del Torpedo)
  • Prominente
  • Espléndidos
  • Churchill
  • Buceador (su línea de buzos)
  • Vuelo (una colección sporty-chic contemporánea que supone un guiño al futuro).

Además, la marca ha lanzado varios modelos nuevos de sus líneas Historiador y Prominente para celebrar sus 140 años de artesanía. Estos incluyen el Historiador Maestro Doble Luna, el primer reloj de doble fase lunar de la marca que le permite saber dónde está la luna tanto en el hemisferio sur como en el norte; el Historiador Tradición “San Rafael”, una nueva versión del clásico reloj Tradición vendido en la década de 1950 en la tienda de la calle San Rafael; y el Prominente Doble Tiempo, una reproducción moderna del original de 1940 equipado con dos movimientos de reloj separados para dar la hora en diferentes lugares.

¿Necesita ayuda para encontrar una pieza para su Cuervo y Sobrinos vintage? O tal vez podamos ayudarlo a mantener su nuevo modelo. Nuestros expertos en reparación de relojes capacitados en Suiza pueden manejar cualquier trabajo, sin importar cuán desafiante sea, así que no dude en llamarnos al (801) 991-1097.