El reloj que salvó al mundo (suizo)
(skefalacca/pixabay)

El reloj que salvó al mundo (suizo)

Los años 80 nos dieron colores llamativos y cabello grande, las muñecas Care Bears y Cabbage Patch. Sin embargo, por reparación de relojes y otros gurús de la relojería, la contribución más destacada de la década fue el Swatch. Abreviatura de 'segundo reloj', el ícono atemporal irrumpió en el escenario mundial hace poco menos de 40 años como una opción elegante y económica de cuarzo para aquellos que todavía querían la fabricación suiza sin la etiqueta de alto precio.

El reloj Swatch representó un renacimiento muy necesario para la industria relojera suiza después de que fuera devastada por la llegada del movimiento de cuarzo en 1969, también conocido como el Crisis de cuarzo. Cuarzo japonés de fabricación económica. relojes rápidamente tomó por asalto el mercado, amenazando con casi extinguir los costosos movimientos mecánicos por los que eran conocidos los gigantes suizos como Rolex, Omega y Cartier. A principios de los años 80, la cuota de mercado mundial de los relojeros suizos se había reducido al 20 por ciento, y muchos fabricantes se enfrentaban a la posibilidad real de tener que cerrar sus operaciones para siempre.

Relojes Swatch
(skefalacca/pixabay)

Entra Nicolás Hayek

Inicialmente contratado como consultor para salvar a la industria suiza del colapso, finalmente creó y dirigió el exitoso Swatch Group, una unión de 18 jugadores importantes, incluidos Omega, Blancpain y Rado.

Durante años, los relojes suizos han sido destacados por su precisión, confiabilidad y reputación icónica. Cuando llegó el cuarzo, dos de esas ventajas de jugar en casa (precisión y confiabilidad) se evaporaron de la noche a la mañana. Los japoneses podían construir relojes que fueran igual de precisos y fiables pero más baratos y rápidos.

Hayek sabía que la industria relojera suiza necesitaba un reinicio inmediato, o cualquier esperanza de competir pronto desaparecería. Después de consolidar empresas y optimizar los procesos de fabricación para satisfacer mejor la demanda de los consumidores, Hayek siguió adelante para desarrollar una nueva marca de relojes que pudiera competir con los japoneses en términos de precisión, confiabilidad y fabricación de bajo costo. Sin embargo, a diferencia de sus competidores asiáticos, este reloj vendría con siglos de credibilidad callejera suiza.

Muchos suizos sintieron que Hayek estaba loco por crear el Swatch. Los fabricantes japoneses y chinos parecían tener asegurado el segmento de gama baja del mercado de relojes. Algunos también sintieron que competir a ese precio abarataría la marca suiza. ¿Sería suficiente una reputación suiza para llevar con éxito un reloj de gama baja? Sólo había una manera de averiguarlo. En 1983, con solo 51 piezas y un diseño audaz, el Swatch producido en masa golpeó el mercado del cuarzo como un terremoto.

La apuesta dio sus frutos con creces. Cerca de un millón de relojes Swatch vendidos durante su primer año, y cientos de millones de relojes vendidos desde entonces. Hoy en día, el precio de un Swatch nuevo oscila entre $40 y más de $200, mientras que algunos Swatch antiguos pueden venderse por miles de dólares. Con cientos de diseños diferentes, desde el Clear Gent transparente hasta el tema Peanuts para crear el suyo propio, hay un Swatch para prácticamente cada estilo o gusto personal.

El secreto del éxito de Swatch

En 1993, Hayek dijo en una entrevista con Harvard Business Review que varios elementos contribuyeron al éxito de la noche a la mañana de Swatch, incluidos sus diseños provocativos de alta calidad y bajo costo, y una sensación de diversión y alegría. “En última instancia, no solo estamos ofreciendo relojes. Estamos ofreciendo nuestra cultura personal”, dijo Hayek. Swatch era, y es, todo sobre la alegría de vivir. ¿Cómo te sientes cuando llevas un Swatch? Basta de charla.

La idea central detrás de etiquetar el Swatch como un "segundo reloj" era que desea usar diferentes relojes para diferentes ocasiones. Para hacer eso, necesitas más de un reloj. Anuncios populares con estrellas como Lauren Hutton y los Thompson Twins usando varios Swatches en cada muñeca vendían la idea de que mientras más Swatches tienes, más cool eres. ¿Salir? Tal vez un Swatch negro tradicional. ¿Te sientes caprichoso? Prueba la muestra Hippo Lovers. O simplemente use los cinco relojes al mismo tiempo. “La vida debería ser una aventura”, según un eslogan original de Swatch.

Si eres como yo, es posible que aún tengas uno o dos metidos en una caja en algún lugar junto a tus pantalones de paracaídas y Sony Walkman. No se preocupe si está un poco gastado o incluso si no funciona. Puede enviar su pieza vintage a nuestros técnicos de reparación capacitados en Suiza. Podemos reparar relojes Citizen, Rolex, Swatch y todo lo demás. Podemos hacer que su Swatch envejecido se vea tan bien y actúe tan funcional como el día en que lo compró. Incluso puede que se sorprenda al saber que su viejo Swatch puede valer algo una vez que esté operativo nuevamente. Sin embargo, incluso si no ha aumentado su valor, considérese afortunado de llevar una parte divertida de la historia.

Una nueva crisis: el reloj inteligente

No es de extrañar que los principales competidores de los relojes Swatch en la actualidad sean los gigantes japoneses como Casio y Citizen, Titan Company de India y el recién llegado chino AliExpress. Sin embargo, el Apple Watch se ha convertido en la principal amenaza para la industria relojera en su conjunto, especialmente para los relojes suizos. Actualmente, los relojes de Apple superan a todo el sector suizo en ventas cada año, y los analistas de mercado esperan que esa tendencia continúe.

Los relojes inteligentes ofrecen a las personas mucho más que solo la hora. Son nuestra conexión con el mundo. Y si bien es mucho más fácil llevar su reloj de cuarzo a un taller de reparación Swatch de alta calidad en lugar de pasar horas en un Genius Bar, la tecnología inteligente sigue ganando el día sobre la moda y el sentimiento. Por ahora. El final de esta historia aún está por verse, pero tal vez la visión de Hayek de la cultura del marketing y la emoción sobre la función pueda salvar el día una vez más. Sus protegidos definitivamente tienen mucho trabajo por delante.